Todo sobre el aceite de transmisión

Todo sobre el aceite de transmisión

El aceite de transmisión ha de proteger a los engranajes de la caja de cambios y a los discos de embrague, al mismo tiempo que se facilita un cambio de marchas suave y preciso. Vamos a explicar cómo realiza estas funciones el aceite y qué cualidades son imprescindibles en su formulación.

La transmisón y caja de cambios

La función de la caja de cambios y transmisión parece simple: transmitir la fuerza del motor a la rueda trasera. Pero, para cumplir con este cometido las transmisiones van equipadas con complejos sistemas de engranajes de cambio, embragues multidisco y accionadores varios, ubicados en compartimentos cada vez más pequeños y compactos, con múltiples pasajes de aceite de diámetro muy pequeño. El aceite de transmisión ha de ser capaz de lubricar con suficiente volumen todos estos engranajes, al mismo tiempo que mantiene una fluidez constante para poder pasar correctamente a través de todos los conductos. El aceite se ve obligado a soportar grandes cargas de par atrapado entre los engranajes y a disipar gran cantidad de calor, el enemigo principal del aceite de transmisión. Todo ello sin olvidar su función principal: proteger las superficies del contacto directo entre ellas, creando una película protectora.

Recapitulando, podemos definir los cometidos principales del aceite de transmisión en:

  1. Funciona como un fluido hidráulico: se utiliza en los motores modernos para activar tensores de cadena principalmente, por lo que debe ser capar de soportar este estrés de compresión.
  2. Proporciona una fricción óptima: los discos de embrague necesitan un nivel de fricción muy constante y preciso para engancharse y desengancharse correctamente.
  3. Protege a los engranajes del desgaste: ayuda a amortiguar las pesadas cargas entre sus dientes, creando un film protector que evita la erosión del metal con metal.
  4. Lucha contra el calor: las transmisiones de motocicleta generan gran cantidad de calor, que el aceite se encarga de disipar. Este calor genera oxidación del aceite.

Cambio de aceite

Tanto el calor excesivo (oxidación) como las grandes presiones rompen los enlaces moleculares del aceite y lo degradan continuamente, de ahí que se requiera su cambio cada intervalo de kilómetros. Al mismo tiempo, el aceite se va cargando de micropartículas metálicas que arrastra en su camino y también absorbe humedad ambiental, que se cuela en la transmisión. 

Cuando el aceite está degradado o su nivel es muy bajo, se producen irregularidades y dificultad en el cambio de marchas, que nos indican que algo no va bien. Es importante sustituir el aceite antes de que esto suceda.

¿Cuál es el mejor aceite de transmisión?

Aunque parezca compleja, la respuesta a esta pregunta es muy sencilla: el mejor aceite es el aceite correcto.

Dependiendo el segmento y del modelo de moto, las transmisiones pueden ser automáticas o manuales, estar integradas con el motor o separadas del este e incluso en transmisión y primaria independientes, como en los modelos Harley-Davidson Big Twin.

Estas diferencias hacen que se deba utilizar un aceite específico para cada caso, a ser posible sintético y que cumpla o supere las especificaciones del fabricante en cuanto a propiedades y aditivos. Del mismo modo modo, siempre será fundamental cumplir con los intervalos de cambio de aceite recomendados, e incluso reducirlos si se utiliza el vehículo en condiciones extremas (calor, arena, competición, muy cargado de equipaje...).

Frank Burguera

 

¿Buscas un buen aceite de transmisión para tu moto? Echa un vistazo a la gama Amsoil, el principal fabricante de lubricantes sintéticos para motocicletas.

 

#mecanicaharley

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.